El día a día de la investigación del #TFM

Comienza el mes de junio y se presenta como un mes duro en el que debo darle un gran empujón al TFM. La fecha de entrega es a finales de septiembre y durante el mes de agosto la actividad en los centros universitarios es casi nula, por no decir directamente nula.

Junto a Javier, mi director de tesina, he elaborado un esquema que me permite “trocear” la investigación y convertirla en pequeñas tareas realizables.

Esquema de la investigación

Analizaremos el consumo energético de las viviendas que se situaban en el Albaicín a partir del siglo XVI hasta nuestros días. Ésto nos obliga a encontrar datos sobre las construcciones durante los últimos 500 años. Es lo que hemos denominado el “análisis histórico”. Sobre las viviendas necesitamos varios datos, que clasificamos en ‘formas arquitectónicas’ (con su diseño, planta y alzados), los ‘sistemas constructivos’ (materiales utilizados, disposición de los mismos) y por último las ‘fuentes de energía’ utilizadas en cada época. Confeccionaremos un eje cronológico sobre el que marcar los hallazgos de cada uno de estos tres aspectos.

Con todo este análisis histórico realizaremos distintas simulaciones energéticas en el programa EnergyPlus, un software creado en la oficina de Eficiencia Energética y Energía Renovable de la U.S. Department of Energy, muy utilizado por ingenieros, arquitectos e investigadores para modelizar el comportamiento del edificio en cuanto a calefacción, climatización, soleamiento, ventilación y otros flujos de energía (HVAC systems). Es un programa de software libre, podéis descargarlo aquí.

Estas simulaciones arrojarán unos resultados acerca del consumo energético de distintas épocas, con las que llegaremos a unas conclusiones de la investigación.

El día a día

Me he dado cuenta de que la búsqueda bibliográfica es como buscar una aguja en un pajar; hay días en los que sólo apartas paja, en los que la investigación no avanza nada. Sin embargo hay otros días en los que tienes más suerte y sí encuentras datos útiles (encuentras la aguja). Pero aunque un día no encuentres nada útil, tienes que leer todos esos artículos científicos para descartarlos con seguridad.

Un ejemplo: vas a la biblioteca y consultas concienzudamente 10 libros de los que crees que sacarás información para tu investigación (la ansiada aguja). Pasas toda la mañana con esos 10 libros y finalmente sólo hay uno que te sirve… puede parecer desesperante y caer en la creencia de que no valemos para esto. Hay que verlo de otra manera. Es la primera vez que estoy haciendo una investigación y es lógico que estas tareas no se me den bien. Al final me he dado cuenta de que todo el tiempo que empleé leyendo esos 10 libros era totalmente necesario; que para encontrar la aguja tengo que apartar primero todo lo que no me sirve.

Para la búsqueda bibliográfica he consultado a varias personas conocedoras de la historia de Granada que me han indicado libros que me pueden servir y también a otras personas a las que acudir que son realmente expertos y eruditos en la materia.

De los libros que me han recomendado destaco una publicación de Manuel Gómez-Moreno y su hijo José Manuel Gómez-Moreno, “Guía de Granada”, una publicación centenaria que se recuperó hace 20 años, se editó de nuevo en forma de facsímil y de la que hay muy pocos ejemplares (en la Biblioteca de Andalucía de Granada lo tienen en el depósito y sólo para consulta dentro de la biblioteca, al igual que en la Biblioteca del Politécnico de la Universidad de Granada).

El libro es una auténtica joya y en él reflejan años y años de estudio de la ciudad, sobre todo de la arquitectura histórica, y también de la Alhambra. Fueron fuertes defensores de la idea de que el Patio de los Leones estaba cubierto de mármol blanco, en contraposición a la teoría de Torres Balbás del patio ajardinado.

Varias personas a las que he consultado me han remitido a una persona con quien tenía que hablar, un investigador de la arquitectura nazarí con muchas publicaciones y de gran reputación, como es Antonio Orihuela Uzal. Ha escrito numerosos artículos y libros junto a su grupo de investigación denominado «Laboratorio de Arqueología y Arquitectura de la Ciudad» LAAC, dependiente del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) con sede en el Carmen de los Mínimos, en el Albaicín.

Publicaciones de Antonio Orihuela Uzal

Oportunidades que me da el TFM

  • Una formación investigadora que abre otras puertas y otras formas de trabajar en las que aplicar tus conocimientos de arquitectura técnica.
  • Conocer a expertos relacionados con tu tema de investigación.
  • Conocer lugares y edificios que antes no había visitado, como estos:

Casa del Chapiz. S XVI. Actual sede de la Escuela de Estudios Árabes.

Vistas desde la calle San Juan de los Reyes

Granada, desde el Albaicín

Torre de Comares


//

Comments

Leave a Comment