Metodología para el análisis energético de la arquitectura vernácula del Albaicín

Hace ya casi un mes que terminé mi Trabajo Fin de Máster y durante todo el tiempo que ha durado la investigación he tenido bastante abandonado el blog, a pesar de querer ir actualizando cada cierto tiempo con los avances que iba tomando el trabajo. El último mes antes de la entrega del TFM fue de locos. No tenía nada escrito, todo eran notas sueltas, una gran bibliografía sin ordenar, cientos de PDFs subrayados… el caos absoluto. No había conexión entre toda esta información.

Para acometer la redacción de un documento tan extenso hay que dividirlo en partes más pequeñas que forman el todo. Es decir, hacer un esquema de los apartados que quieres tratar. Una vez hecho tal esquema hay que meter toda esa información inconexa en el apartado que corresponda. Al terminar esta tarea te darás cuenta de que hay apartados en los que falta información y referencias bibliográficas que apoyen tus fundamentos científicos y tendrás que realizar una nueva búsqueda de información para que no quede «cojo» dicho apartado.

En mi caso, no quise que el documento final fuera excesivamente extenso para que fuera de lectura fácil y llevadera. Éste fue el resultado:

Portada del TFM. Plano de la portada del PEPRI Albaicín y Sacromonte

Portada del TFM (II). Plano de la portada del PEPRI Albaicín y Sacromonte

Interior del TFM

Interior del TFM (II)

Contraportada del TFM. Plano de portada PEPRI Albaicín y Sacromonte

A simple vista no parece un trabajo de investigación, es pequeño y ligero, nada que ver con otros «tochos» al peso. Fue una apuesta arriesgada porque la primera impresión que te llevas al ver la tesina es que parece escasa y que le falta más desarrollo, así que no sabía cómo reaccionaría el tribunal.

El que no arriesga, no gana, y a mí la apuesta me salió ganadora. Los profesores del tribunal me felicitaron por el diseño del documento, les gustó cómo estaba presentado y agradecieron que no fuera tan extenso como otros trabajos; explicaba muy bien la investigación y el trabajo realizado sintetizado de una forma extraordinaria.

La defensa ante el tribunal la quise hacer con los mismos criterios con los que había hecho el documento impreso. Sin embargo se plantea otro reto: hay que seleccionar bien de qué aspectos se va a hablar en la defensa, ya que se dispone sólo de 15 minutos para la exposición. A priori puede parecer mucho tiempo, pero cuando seleccioné los contenidos básicos y realicé el primer ensayo cronometrado me di cuenta de que había tardado más de 20 minutos. Tuve que quitar diapositivas, quitar apartados importantes sobre los que hablar, hablar menos sobre aspectos en los que me quería extender más…

Hay apartados en los que el tribunal está especialmente atento y en los que no se puede recortar, como son:

Metodología de trabajo

Resultados

Conclusiones

El aspecto fundamental que evalúa el tribunal es la utilización de métodos científicos, el manejo de bibliografía y la estructura del TFM (Introducción, Antecedentes, Materiales y Métodos, Resultados, Conclusiones, Líneas Futuras y Bibliografía).

Defensa ante el tribunal del Trabajo Fin de Máster

A pesar de que la defensa es un porcentaje pequeño de la nota final, la sensación es que te estás jugando más que eso, es saber vender tu investigación a un tribunal experto que va a corregir cada aspecto del trabajo que sea mejorable.

Para la presentación de ordenador que utilicé durante la defensa opté porque fuera amena, pero sin perder el espíritu científico que debe tener. Además quería que la relación que existía entre la presentación y el documento fuera evidente. Las tipografías y apartados coincidían con los del documento impreso. He colgado la presentación en youtube porque es la única forma de que se pueda ver exactamente como la he hecho:

Espero que te haya gustado, cualquier duda o comentario puedes realizarlo en los comentarios de este blog, a través de twitter .

Comments

Leave a Comment