Mi artículo en prevencionar.com

En el día de ayer se publicó en el portal prevencionar.com, web dedicada al mundo de la prevención de riesgos laborales con más de 10.000 suscriptores, mi artículo titulado «Fomentar la cultura preventiva» que ya publiqué la semana pasada aquí en mi blog.

Me gustaría agradecer en primer lugar al equipo de prevencionar.com por el trato recibido y por permitirme publicar mi pequeña aportación al mundo de la cultura preventiva en el sector de la construcción.

Pulsa para leer el artículo:

[twitter-follow screen_name=’chaloplay’ show_count=’yes’]

Fomentar la cultura preventiva

“La actitud es algo pequeño que marca la gran diferencia.»

Winston Churchill

    El convencimiento de los trabajadores de que la prevención es el mejor antídoto para prevenir accidentes laborales es el primer paso para instaurar la cultura preventiva. Las medidas de seguridad en la construcción son importantes, pero por sí solas no son tan determinantes como podría ser la combinación de la actitud preventiva y las medidas de seguridad.

    La actitud preventiva en sí misma es una medida de seguridad que en mi opinión debería ser el principio del cambio de percepción de los trabajadores. Si queremos mejorar esta cultura entre nuestros trabajadores debemos hacerlo piramidalmente, es decir, desde los estamentos más altos de nuestra empresa, dando ejemplo a los subordinados. ¿Qué ocurriría si el jefe no se muestra precavido y conciencia a sus propios trabajadores? La percepción de éstos sería negativa y automáticamente se traduciría en más accidentes.

    Incluso en una obra, donde se mezclan los trabajadores de distintas empresas con los trabajadores por cuenta propia, existe una jerarquía, en la que dirección facultativa, jefe de obra, promotor, etc, deben ser los responsables y cuidar la actitud que muestran.

    Quizá en este caso concreto de una obra de construcción es donde puede ser más difícil fomentar una cultura preventiva. Al peligro propio de una obra que está cambiando continuamente de forma hay que añadirle ese sumando de trabajadores que no se conocen por trabajar en distintas empresas y, en muchas ocasiones, hablando idiomas distintos. Si cuidamos los detalles y proyectamos una imagen adecuada podemos conseguir reducir los peligros existentes.

    Pero no debemos caer en el error de pensar que este cambio de actitud debe ser impuesto; tiene que ser algo más natural ya que de lo contrario podría producir efectos negativos para nuestro fin. El cambio debe ser algo voluntario e individual, y una vez convencido el trabajador contagiará a sus compañeros en la mayoría de los casos.

    Conseguir el cambio de actitud voluntario es la solución a largo plazo. Imponer por normativa la prevención de riesgos laborales es necesario y también la solución para el corto y medio plazo. La prevención debe convertirse en algo natural para el ser humano, pero hasta lograrlo debemos saber qué tipo de resultados son exigibles a corto plazo y cuáles a largo.

    En el 96% de los accidentes laborales en las grandes empresas españolas en 2010 la mala conducta (o actitud) del trabajador fue la causa. Podemos deducir que un cambio de actitud evitaría más accidentes que las medidas de seguridad y EPIs (equipos de protección individual).

    En mi opinión, en materia de seguridad y salud en obras de construcción hay más miedo a cumplir toda la normativa vigente de prevención de riesgos laborales que de evitar los propios accidentes. Impera el miedo a la sanción en vez del sentido común, y éste es otro cambio de actitud que debe producirse, incluso en la formación de los especialistas en prevención y en todos los agentes intervinientes en el proceso de edificación.

    Por mi propia experiencia como estudiante muchas veces se nos ha educado desde el cumplimiento de la normativa, es decir, las mínimas condiciones de seguridad que debemos establecer. Es un enfoque erróneo porque pueden darse situaciones que la normativa no contempla en las que tendremos que utilizar nuestro buen criterio como profesionales, algo que no se educa ni se le da importancia.

Ordenadores Mac en arquitectura e ingeniería

Si existe un sector en el que los ordenadores de Cupertino no gozan de especial simpatía es en el de la arquitectura e ingeniería. Pocos son los profesionales del sector que apuestan por las máquinas de Apple para un uso meramente profesional, porque no hay casi software específico para OS X, el sistema operativo de los Mac. Sin embargo estoy seguro de que si la oferta de programas nativos fuera más amplia muchos se animarían a comprarlos, ya que el salto cualitativo de PC a Mac merece la pena.

Ordenadores Mac en arquitectura e ingeniería

En este post voy a contar mi experiencia sólo con los programas de arquitectura durante estos cuatro meses que llevo con mi MacBook Pro y daré mi humilde opinión para aquellos que estén todavía indecisos o para aquellos que ya tienen un Mac y me quieran aconsejar sobre programas que no he mencionado o trucos. ¡Todo comentario es bienvenido!

Una de las primeras marcas en lanzar su versión nativa para OS X ha sido Autodesk. Hace un año lanzó la primera versión para Mac de su programa más conocido y más utilizado: AutoCAD.

Para empezar con buen pie hay que decir que no hay versión en español, y que a no ser que tengas ganas de aprenderte los nuevos comandos en inglés me parece motivo suficiente para no instalar el programa.

Interfaz de AutoCAD para Mac

En su versión maquera hay grandes cambios respecto a la de Windows, pero el más notable es el cambio de interfaz, ya que es totalmente diferente a la que estamos acostumbrados. A diferencia del cambio de menús que hubo entre las versiones 2009 y 2010 (para Windows), que casi todo el mundo coincide en que fue un cambio beneficioso,  no ha ocurrido lo mismo en este caso. En mi opinión la interfaz de su versión Mac es un tanto confusa y ha perdido toda la “intuitividad” (<–¿existe esta palabra?) que tenía antes. Puede que se deba a que estaba acostumbrado a las versiones Windows, pero después de casi un mes utilizando a diario el programa he de decir que no me acostumbro y que prefiero en cualquier caso la versión para PC.

Por lo menos Autodesk se ha animado a hacer una versión para Mac, pero es que en otras marcas ni siquiera eso…

¿Programa de mediciones y presupuestos? No.

¿Programa de cálculo de estructuras o instalaciones? Tampoco.

Así que si tienes que trabajar con programas de arquitectura en Mac tarde o temprano tendrás que instalar Windows. Para ello hay dos opciones:

1. Hacer una partición en el disco duro en la que instalar Windows.

2. Instalar en OS X un programa que virtualice Windows (el más popular es Parallels Desktop).

(En este punto es lógico preguntarse que para qué coño te has comprado un Mac de 2000€ con el mejor sistema operativo del mercado si al final vas a tener que instalarle el Windows de toda la vida… Pero bueno, dejemos de lado este debate)

Hay varios pros y contras entre cada una de las dos opciones. Éstas son las más significativas:

pros opción 1

– menor consumo de recursos del sistema, esto es menor consumo de CPU, memoria RAM, tarjeta gráfica…

– te ahorras comprar una licencia de Parallels Desktop (70€ más o menos).

contras opción 1

– no hay posibilidad de tener los dos sistemas operativos abiertos a la vez.

pros opción 2

– puedes tener abiertos los dos sistemas operativos, así que puedes tener programas de OS X y Windows abiertos sin ningún problema. Para mí esta es la gran ventaja de Parallels Desktop.

contras opción 2

– al tener dos sistemas operativos abiertos vas a consumir más recursos del ordenador. Por ejemplo, si vas a utilizar AutoCAD para hacer 3D tendrás que elegir el Mac sobre todo por su tarjeta gráfica (512MB ó 1GB) para asegurarte de que la máquina va a responderte en condiciones. El coste del ordenador, por consiguiente, será bastante más elevado.

– tendrás que comprar una licencia de Parallels Desktop.

La realidad es que para desempeñar la labor profesional en nuestro sector los ordenadores de la manzana mordida todavía no es la opción más recomendada. Repito de nuevo que estoy hablando solamente de software para arquitectura. Si nos salimos de esto y nos referimos al uso diario tengo que decir que Mac es infinitamente mejor que Windows por muchas razones.

Pero si te gustan las nuevas tecnologías, te llevas bien con los ordenadores y no te importa tener que instalar Windows u programas para OS X menos conocidos, adelante. El cambio va a merecer la pena y cada euro invertido sabrás que ha estado bien gastado.

Después de leer mi pequeña experiencia y opinión ahora te toca a tí, comenta tu caso particular: ¿Tienes pensado comprarte un Mac? ¿Ya tienes uno y conoces algún programa interesante o truco?

SALUDOS!

PS: Agradecimiento especial a Julio Carmona @jucarpu, porque me dio la idea de escribir este post.

[twitter-follow screen_name=’chaloplay’ show_count=’yes’]